Pedagogía Waldorf

La Pedagogía Waldorf considera que el desarrollo de cada uno de los niños y de la humanidad en su conjunto, depende de experiencias saludables durante los primeros siete años de vida. Un ambiente cálido y amoroso, y un guía que promueva alegría, asombro y reverencia favorece este sano desarrollo en los niños.

La educación Waldorf para los primeros años se basa en la comprensión del desarrollo de la individualidad humana durante los primeros siete años de vida, ofreciendo protección y respeto por la dignidad de la infancia. Nos guía para entender el significado único que tiene el desarrollo del caminar, el hablar y el pensar durante los tres primeros años de vida.

Las actividades de la educación Waldorf para la primera infancia son basadas en el desarrollo y las necesidades de los niños pequeños, y van desde un énfasis a la actividad física guiada por la voluntad durante los tres primeros años hacia el juego creativo y cooperativo en los años posteriores.

Principios educativos*

  • Auténtico interés y aceptación de cada niño(a).
  • La actividad principal de los niños son las oportunidades para el juego creado por iniciativa propia con materiales sencillos.
  • El juego es considerado como el trabajo de los niños y les sirve para digerir y comprender sus experiencias.
  • Consciencia de que los niños pequeños aprenden por imitación, por diversas experiencias sensoriales y de movimiento. Por naturaleza exploran el ambiente físico y social. El ambiente les proporciona límites, estructura y protección, así como la posibilidad de tomar riesgos y encontrar retos.
  • Interés en ofrecer experiencias reales más que virtuales para que el niño pueda establecer una relación sana y de confianza con el mundo.
  • Ofrecer actividades artísticas como el contar historias, cantar, dibujar, pintar y modelar con el fin de desarrollar la imaginación y creatividad.
  • Actividades prácticas significativas como cocinar, hornear, jardinería, tejido de mano y otras tareas domésticas que les ayudan a desarrollar capacidades humanas para toda la vida. El énfasis de estas está en el proceso no tanto en el resultado.
  • Un ritmo predecible de la mañana, de la semana y del año que les brinda seguridad y un sentido de conexión con la vida y la naturaleza. Se celebran festivales de la estación según la cultura y geografía de cada lugar.
  • Reconocemos que los niños se desarrollan de forma más sana y plena en el contexto de una comunidad de papás, maestros y alumnos que establecen relaciones sanas entre ellos. Las maestras Waldorf hacen lo posible por crear comunidades conscientes y colaborativas en torno a sus alumnos, y ven su actividad como parte de un mismo impulso cultural a nivel mundial.

*Estos principios fueron determinados por los miembros del consjeo de la IASWECE (International Association for Steiner Waldorf /Early Childhood Education).

¿Estás interesado?

Ponte en contacto con nosotros para poder resolver todas tus dudas y comenzar con la inscripción.